martes, 26 de agosto de 2008

Anchoas en su punto

Anchoas:

Si te gustan las latas de anchoas como a mí pero éstas están demasiado saladas y con mucha espina, apunta porque por muy poquito dinero vas a disfrutar de unas anchoas maravillosas.
Sacas las anchoas una por una y con esos deditos que Dios te ha dado le quitas las espinas. Luego en un plato con agua las dejas en remojo.
Lo bueno es tenerla bastante tiempo para que se desalen. Yo las dejo 30 minutos y a los 15´ les cambio el agua.
Una vez pasado el tiempo las escurres y le echamos un chorrito de aceite virgen extra o para la pasta.

Si eres como Yasmi (no le gustan ) pasa al siguiente truco.
Si eres como Oliver (mi hermano) vuelve a leerla.
Si eres una persona desconocida déjame un mensaje.
En honor a aquellos libros que nos daban varias posibilidades para seguir la historia.


No hay comentarios: